Menu

Los wearables abren una nueva era en el mundo de las notificaciones

Madrid, 24 de Marzo de 2015.- 150302_band2“La prudencia con la que Apple por ejemplo quiere que consumamos las notificaciones sobre su reloj inteligente da buena muestra de todo su potencial. Las marcas, y como no las entidades financieras, tienen ante sí una nueva ventana para relacionarse con sus clientes de forma más personal,
y por lo tanto más relevante. La tecnología nos ofrece de nuevo la oportunidad de atraer su atención, terreno en el que no lo olvidemos, competimos con hasta con los Angry Birds”, según Oriol Ros, responsable de mercadotecnia de Latinia.

“Echar un vistazo a la pantalla de un smartwatch resulta infinitamente más natural que sacarse el móvil del bolsillo; el modelo de interacción física con el dispositivo forma ya parte de nuestros actos reflejos primarios, redundando en un consumo de información más inmediato y en unos contenidos rabiosamente más tempestivos. Aquí y ahora, espacio y tiempo, adquieren por lo tanto mayor peso si cabe en el contexto del cliente. Las notificaciones no se irán amontonando ya hasta que decidamos prestarle atención al celular (por muchas veces que lo hagamos al día); simplemente aparecerán en nuestra retina porque la naturalidad de girar una muñeca trabaja más rápido que la velocidad de decidir si la giramos o no”, según Ros.

“Este pasado Mobile World Congress celebrado en Barcelona ha alumbrado una realidad incuestionable; los fabricantes apuestan desmedidamente por el formato reloj o pulsera, creen que cuajará; las marcas pues tienen ante sí un nuevo reto, descubrir cómo relacionarse con sus clientes a través de un nuevo canal; en Latinia nos gusta llamarlo #wearbanking.”

Categoria: Notas de Prensa