Menu

La banca norteamericana ve cada vez más el móvil como un canal con entidad propia y no como la extensión de su banca online, según Latinia

“Definitivamente la entidades financieras norteamericanas, que históricamente concebían el canal móvil como una extensión de su banca por Internet, han dejado atrás este enfoque, en parte gracias al auge que están experimentando los servicios de banca SMS, alejados del influyente mundo de la navegación y más cercanos a otro tipo de necesidades de comunicación, más basadas en un flujo banco-cliente y en otro perfil de servicios”, afirma Oriol Ros, responsable de marketing de Latinia, tras el estudio realizado por la empresa sobre el estado de la banca móvil en Estados Unidos.

“De repente, y ante el emerger de la mensajería como tecnología con autonomía dentro de la oferta de movilidad de las entidades financieras, éstas se han dado cuenta de que este fenómeno llevaba además otro implícito, y es que parte de los usuarios del canal móvil, en contra de cómo nació originalmente, no tenían porque ser usuarios de su banca por Internet. Esto representa una excelente noticia para una entidad, puesto que significa que el cliente de banca móvil vía SMS probablemente proviene además de operar con el banco a través de otros canales mucho más costosos para la entidad, produciéndose el tan deseado escenario de abaratamiento de costes por punto de contacto”, prosiguió Ros. Esto es así porque en lo que respecta a la Banca SMS es donde menos aplica la lógica de la segmentación demográfica que dice que se trata de un canal solo usado por el target más joven. En términos estrictamente de comunicación uno a uno sí es el segmento donde mayor peso tiene, pero en el ámbito empresa-cliente la segmentación es abiertamente conductual o psicográfica”, ergo de consumo extendido a todos los segmentos de edad, puntualizó el responsable de marketing de Latinia.

“Esta reflexión ha sido especialmente evidente con el reciente boom de la banca por SMS, puesto que, y fruto de la irrupción del iPhone, sus aplicativos, y las facilidades que aportaba bajo un formato de navegación, el vínculo con el mundo web era demasiado cercano y apabullante, impidiéndonos ver que otros soportes como la mensajería estaban creciendo a pasos agigantados”.

La mayoría de entidades alumbraron el nacimiento del canal móvil a partir de su propio canal online, como una extensión, como una característica más de sus servicios de banca por Internet, pensando en que cubrían básicamente el mismo tipo de necesidad, basada principalmente en el diálogo online con la entidad. Esto era debido a la importante presencia de terminales enfocados a la navegación, a la existencia de tarifas “all-you-can-eat” de datos, que ahora están llegando a la mensajería, y al fuerte poso de cultura de navegación existente en Estados Unidos, pero ha sido el florecer del SMS el que les ha hecho reflexionar sobre las distintas necesidades que bajo un modelo u otro, navegación o mensajería, cubre el canal móvil”.

Categoria: Notas de Prensa